domingo, 19 de septiembre de 2010

Nada se salva del tabaco

Causa cáncer de pulmón, vejiga, esófago, estómago, laringe, faringe y cuello uterino. Además es uno de los responsables de enfermedades óseas, coronarias, respiratorias y reproductivas.

Cómo es la reacción gradual del organismo cuando se deja de fumar.



Nada se salva de los efectos nocivos del tabaco. Nada en el organismo del ser humano está a salvo, ya sea para los que fuman como para quienes no fuman, pero sufren los efectos directos del humo del cigarrillo. La conclusión es categórica: El tabaquismo afecta la salud cardiovascular, pulmonar, reproductiva, hormonal y psíquica, entre otros aspectos y hasta influye en las relaciones entre las personas.

Así concluyeron especialistas en medicina clínica, familiar, ginecología y obstetricia, entre otras, que participaron del Quinto Congreso Argentino de Tabaco o Salud, realizado en Buenos Aires, organizado por la Unión Antitabáquica Argentina (UATA), la Asociación Argentina de Tabacología (AsAT) y el Programa Nacional de Control del Tabaco del Ministerio de Salud de la Nación, donde además se debatieron realidades y avances en el estudio de la problemática en otros países.

Un informe publicado por el director Nacional de Salud de los Estados Unidos señala que está demostrado que el cigarrillo causa: • Cáncer: pulmón; vejiga; cuello uterino; esófago; estómago; laringe; faringe y cavidad oral; páncreas; leucemia mieloide aguda.

• Enfermedades cardiovasculares: enfermedad coronaria; aterosclerosis subclínica; accidente cerebrovascular; aneurisma de aorta abdominal.

• Afecciones respiratorias: Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC); neumonía en fumadores con EPOC; alteración en el crecimiento pulmonar; reducción precoz de la función pulmonar; asma; tos, flema, silbidos y disnea en adultos y en adolescentes fumadores.

• Alteraciones reproductivas: disminución de la fertilidad; ruptura prematura de membranas; placenta previa; desprendimiento de placenta; parto prematuro.

• Enfermedades óseas: fractura de cadera; menor densidad ósea en mujeres post menopáusicas.

• Trastornos digestivos: úlcera péptica en personas con Helicobacter pylori.

Además de todo eso, le achacan al cigarrillo responsabilidad en cataratas, periodontitis, problemas posquirúrgicos (por mala cicatrización y complicaciones respiratorias) y peor estado de salud, con mayor ausentismo y mayor uso de atención sanitaria.

• Riesgos para el bebé: Los hijos de madres fumadoras sufren con mayor frecuencia de bajo peso al nacer, Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) y función pulmonar disminuida.

• Otros efectos generales e inmediatos son: pérdida del sentido del gusto y del olfato, fatiga, menor rendimiento físico y mental, sensación de frío en manos y pies, arrugas, dientes amarronados y otros.

En el mismo congreso se abordaron estrategias para dejar de fumar y se confeccionó una detallada lista de reacciones del organismo al dejar el cigarrillo, es decir cómo actúa a los pocos minutos, a horas, a días, a años. (Ver infografía).

El tabaquismo es la principal causa de muerte prevenible en la Argentina y en el mundo.

Uno de los datos conocidos es tan categórico como las conclusiones. En la Argentina, hay unos 8 millones de fumadores y cada año mueren 40 mil personas a causa del cigarrillo.

El doctor Fernando Verra, presidente de AsAT, afirmó en las conclusiones que "además de aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, respiratorias y cáncer, el cigarrillo y el humo ambiental del tabaco producen un impacto negativo en todos los otros órganos. Para la salud, es uno de los peores enemigos, pero la buena noticia es que puede ser derrotado con un simple 'no'. La cesación tabáquica es la mejor decisión para todo fumador".

Según se concluyó, desde menor capacidad aeróbica hasta arrugas, pérdida del sentido del gusto y del olfato, dientes amarronados y sensación de frío, el fumador sufre diversas consecuencias desde el momento en que enciende el primer cigarrillo. Los problemas más serios generalmente aparecen después de algunos años de consumo, y mientras tanto "el fumador ve la adicción como un juego de azar, en el que todavía 'no le tocó' la enfermedad", explicó el doctor. Martín Urtasun, médico clínico e internista y presidente de la Sociedad Argentina de Medicina Interna General (Samig).

Para ayudar en la lucha contra la adicción al tabaco, el Ministerio de Salud de Nación puso al servicio de la población una línea de atención gratuita, 0800-222-1002, desde la que se brinda orientación para la cesación tabáquica.

Una de las medidas pendientes en la Argentina es la que se relaciona con la ratificación del Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT), el tratado internacional sobre salud que ya ratificaron 169 países, y que delinea políticas efectivas para controlar el tabaquismo y proteger al fumador pasivo. Los participantes del Congreso mostraron su apoyo a este acuerdo, que Argentina firmó en 2003 pero aún no ratificó.

Para el final, una conclusión categórica: una persona que no fuma tiene una posibilidad en 270 de tener cáncer de pulmón; alguien que fuma hasta 20 cigarrillos por día, tiene una en 36, y quien fuma más de 20 por día tiene una posibilidad en 10.

jorge vergarajvergara@rionegro
fuente rio negro
Publicar un comentario

ENTERAR

ENTERAR