jueves, 21 de junio de 2012

Roberto Uriarte, papá de Otoño: “La justicia no existe”

 A horas del inicio del jurado de enjuiciamiento a la jueza María del Carmen García García por su desempeño en la investigación por la desaparición y el crimen de la joven Otoño Uriarte, su padre, Roberto, dijo sentirse cansado y aseguró que los familiares “no pedimos ni exigimos justicia: la buscamos, porque no existe”.
Roberto Uriarte se mostró escéptico sobre los resultados que puede tener este jurado contra la jueza García García, quien está con licencia médica desde el año 2009. Mañana, en Cipolletti, la magistrada deberá defender su actuación en la investigación por la desaparición de Otoño Uriarte, ocurrido en la localidad de Fernández Oro y su muerte en abril de 2007.
Hay una desidia total en la investigación. Estamos esperando que de una vez por todas pongan los recursos necesarios para terminar con las pericias que -por ahí- terminarían con la primera etapa de esta investigación. Es lo único que hay en la causa”, dijo Roberto Uriarte.
El antecedente que más pesa en la memoria de los familiares de la chica, es la resolución del Consejo de la Magistratura de Río Negro que -a finales de mayo- que absolvió al fiscal de la misma causa, Oscar Cid, acusado de mal desempeño de sus funciones en el caso. La decisión de ese cuerpo fue por siete votos a favor y sólo uno en contra.
“Se tiran la pelota unos a otros, pero cuando tienen que dar respuestas a la comunidad, son una corporación tan bien aceitada que siempre tienen la última palabra. Con respecto al fiscal Cid, se hizo todo un manifiesto de que el jury que se le hizo era por su actuación en el caso de Otoño. Pero el mismo vocal del TSJ dijo que no se había tomado en cuenta las acusaciones por inoperancia e inacción que habíamos denunciado. O sea no se tomaron las denuncias que hizo la comunidad. La lectura que me queda hacer es que usaron la causa de desaparición y muerte de Otoño para limpiar el expediente a este funcionario”.
Dijo que este viernes “nos vamos a convocar en la sesión del Consejo de la Magistratura. “Queremos ver qué se decide. Pero para nosotros esto es un círculo cerrado donde se decide qué hacer con las malas acciones de los funcionarios. No es sólo el caso de Otoño, sino que tenemos el caso Franchotti, de lo que ocurrió con Cristian Ibazeta, Atahualpa. Todo es una seguidilla de malos manejos internos, en donde todos quedan bien parados y los perjudicados somos nosotros. La verdad es que estamos bastante agotados. Tenemos ejemplos como para que la comunidad comprenda de que no es una cosa nuestra: es una realidad que la justicia no existe. No queremos ni exigimos justicia, la buscamos porque no existe”.