martes, 28 de julio de 2009

Una vergüenza que nos llena de ORGULLO.


Si parece una ironía o una contradicción pero es la triste realidad. Hay una pareja de ancianos de nuestra localidad que reside en pleno centro (calle Mariano Moreno detrás del club) que a pesar de los gobiernos, campañas políticas y todo, a pesar de vivir en la localidad desde hace más de 15 (20, 30, 40?) años. Vive en la total indigencia. Sin gas natural, sin agua caliente. Abandonados a su suerte. El matrimonio está compuesto por Doña María y Don Romero.
Doña Maria asiste frecuentemente a la sucursal del correo. Allí el jefe de correos Sr. Alfredo Cheuqueta se percató de la situación y decidió poner manos a la obra y no quedarse en el lamento ni la crítica. Fue así que se contactó con el Prof. Roberto Pihuala, con el director de taller Sr. Mauricio Concha y con el Sr. Sarmiento (delegado de curso) quienes junto a sus alumnos Claudio Asmus, Oscar Garcés, Leonardo y Mario Gutierrez (ambos de Fdez. Oro), Miguel Ruiz, los Mellizos Mardones y Hugo Sepúlveda del colegio CET N°6 de Cipolletti (Industrial) decidieron realizar sus prácticas de taller realizando una acción solidaria. No les importó la gripe porcina ni las vacaciones de invierno, tampoco les importó que fuera del establecimiento no les cubriera el seguro ni que para realizar la acción solidaria tuvieran que trabajar gratis los fines de semana. Nuestro jefe de correos fue así sumando voluntades y personas bien dispuestas y decidió instalarle a nuestros vecinos, agua caliente, calefacción y todo lo necesario para elevar la calidad de vida de estos abuelos.
Como Alfredo está interesado en solucionar la difícil situación de doña María y de don Romero y no es su intención estar de uno u otro lado de la política local no dudó en pedir asistencia material a quien pudiera otorgársela. Así fue que gestionó ante el Ministerio de Familia un subsidio en materiales que le fue entregado por el señor José Gonzalez. Ya lo había solicitado ante el municipio “pero el de Familia llegó antes y el tiempo apremiaba”. No obstante el Sr. Intendente Municipal, Juan Reggioni también realizó su aporte facilitando el tanque de agua. (La mano de obra corre por cuenta de los muchachos y profes del CET N°6 )
Esto no es todo, otros vecinos de la localidad pusieron su granito de arena para materializar la obra. El señor David Guzmán que es albañil (El Colo) armó el nicho de gas “nunca hice nada por nadie; pero ahora me siento satisfecho de hacer esto porque vi la real necesidad de la gente” le habría comentado a Cheuqueta. Pero todos sabemos que instalar el Gas no es llegar y meter los caños. Hay trámites costosos que deben cumplimentarse. Los papeles en Camuzzi los pagaron de su propio sueldo entre el jefe de correos y el cartero (Pablo Suarez). Y otro vecino de la localidad, Víctor René Torres (gasista matriculado) donó la firma para la habilitación.
¿Qué se instaló? Un termotanque, una cocina a gas, un calorama (donación del Sr. Martín Posse _Cipolletti), un tanque de agua (Intendencia), el nicho de gas, las cañerías para toda la casa (ministerio de Familia) y faltaría una puerta para que Camuzzi habilite el gas y algunos ladrillones para instalar una pileta con mesada que ya le habían dado a don Romero.
Es una vergüenza que tengamos a nuestros ancianos así; nos llena de orgullo que los vecinos de nuestra localidad y algunos amigos de Cipolletti aúnen fuerzas para dar una solución. Nos llena de orgullo que el Sr, Cheuqueta se preocupe y haga… Y la vergüenza será para quien desde su lugar debería haberlo hecho antes y no lo hizo. Nuestro Amigo jefe de Correos demostró que querer es poder. Es cuestión de voluntad. Como en la cadena de favores. Al que le moleste que se preocupe por hacer y listo. El que quiera aportar lo que falta para finalmente poder darle el mínimo nivel de vida que se merecen estos vecinos, no tienen más que acercarse…
Al concluir nuestra visita a la casa de doña María, Alfredo Cheuqueta nos comentó que él sabe que tienen hijos y nietos; pero que a veces no pueden ayudar. Y lo que importa es la necesidad real de la abuela.
Publicar un comentario

ENTERAR

ENTERAR