domingo, 6 de septiembre de 2009

Mate con Cuero

Hola calandria!
-Hola zorzal!
-¿Qué cuenta el bichaje en el pastizal?
-¿Cómo le va doña Oreja?
-Bien, bien... Pa ustedes pijiritos silvestres les tengo una adivinanza de la historia nacional: ¿Recuerdan aquél glorioso 17 en que desde una radio porteña una afamada locutora, que llegó a ser abanderada de los humildes, arengó al pueblo para que se manifestara en contra de la detención de quien luego fuera el nuestro generalísimo?
-Obvio doña Oreja… cómo no recordar fechas tan caras al sentir popular argentino!
-Y… mire don zorzal… creo saber por dónde viene el entrevero.
-Digaló mi amigo calandria, si es que por los llanos de Atacama al niño que tanto gritó que venía el lobo y que nunca llegaba le cuadró el mote de falaz?
-Así es mi querido zorzal!
-Que quiso tener su propio 17 pero le fayó la matemática o no yegó a ver dende la altura y contaba de a miles los que había convocao?
-Sí! y que cuando volamos por la avenida sólo estaba el parlante?
-Y que ese 17 se le convirtió en 13!!! El tiro le salió por la culata aunque sólo fuera una gomera...
Y corrió hasta el desagüe pa lavarse bien las manos… pero claro! Atacama es desierto y al desagüe lo taparon pa hacer el barrio nuevo.
-Y… por más que el gallo cante y el colie siga ladrando y ladrando sin parar le quedaron pegoteadas las manos una vez más…
-Creo saber mis amigos del relato que me cuentan: El título no lo logro recordar... pero decía algo ansí:
“EL LOBO, EL LOBO, EL LOBO ME COME LAS OVEJAS…”
… Y allí quedaron pajarones los pajaritos intentando recordar el nombre del cuentito…
-Y... Vosotros, estimados lectores! Recordáis cómo se llamaba esa historia del folklore popular?
Publicar un comentario

ENTERAR

ENTERAR