jueves, 3 de diciembre de 2009

Los perros sueltos preocupan en Oro

En Fernández Oro, al igual que en Cipolletti y en otras localidades de la región, la presencia de perros sueltos está ocasionando preocupación en la comunidad. En la vecina ciudad, cuando se quiso poner en marcha una perrera para controlar la expansión poblacional de los canes, fue resistida por muchos vecinos. Así que ahora se están buscando alternativas.

A los perros sueltos se los puede ver a cualquier hora del día, sobre todo por la mañana, en la entrada de alguna casa de pago rápido o merodeando alrededores de algún local donde la gente hace trámites. Por las noches, en tanto, es muy común verlos trepados en los canastos de basuras buscando comida y rompiendo las bolsas; son los perros de la calle, y cada vez son más.

«Lo más lamentable es que estos perros tienen dueño y no hacen nada, esto demuestra irresponsabilidad», manifestó Roxana González, una de las referentes de la Protectora de Animales en formación en la ciudad.
Según se comenta, el miércoles 9 de diciembre, a las 19, un grupo de mujeres, con la coordinación de Marina Marini que hace tiempo viene trabajando con los perros, se reunirán en la localidad para formar la Asociación Protectora de Animales (APRA) para de una vez por todas tramitar la personería jurídica correspondiente y recibir fondos de Provincia o de Nación, dado que «los medicamentos y los alimentos salen muy caros», señaló González.
«El motivo de la gran cantidad de perros en la calle molesta a mucha gente pero nadie se hace responsable... nosotros queremos realizar un registro, a través de un censo poblacional, en el que se iría casa por casa a corroborar qué cantidad de perros hay en cada una de ellas», agregó.

Recordó que «nosotros tenemos un plan de castración, tratamiento de moquillo y una asistencia gratuita con los animalitos pero la gente no viene, es más, muchas veces los abandona en nuestro lugar y no se hacen cargo. Alguna vez hemos solicitado colaboración mínima para los inyectables y tampoco tenemos respuestas».
También dijo que «es muy costoso mantener ‘El Refugio’ que está al lado del cementerio y donde hay casi 40 perros... la gente habla de la perrera, pero cuando funcionó unos días, el personal era agredido... les tiraban piedras o con lo que tenían a mano», puntualizó.
Publicar un comentario

ENTERAR

ENTERAR