lunes, 30 de noviembre de 2009

Satélite argentino supera vida útil prevista

El satélite argentino SAC-C, fabricado por la empresa estatal Invap en Bariloche, cumplió nueve años de misión espacial, más del doble de su expectativa de vida útil. Se trata del mayor satélite de teleobservación hecho en la Argentina.

El satélite argentino SAC-C, fabricado por la empresa estatal Invap en Bariloche, cumplió nueve años de misión espacial, más del doble de su expectativa de vida útil.

Se trata del mayor satélite de teleobservación hecho en Argentina, que la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), asociada con la NASA estadounidense, encargó a la empresa estatal rionegrina.

El SAC-C demandó una inversión cercana a los 100 millones de dólares, de los que Argentina puso unos 40 millones.

Produce imágenes satelitales y datos de la superficie terrestre que son usados por numerosas entidades y organismos en
agricultura, cuidado del medio ambiente, gestión de emergencias y en aplicaciones científicas y educativas.

El 21 de noviembre de 2000 a las 16.55 el SAC-C iniciaba su exitosa y productiva órbita, hasta donde lo llevó la NASA desde la base Vandenberg de la Fuerza Aérea de E.UU, en California, a bordo del cohete Delta II.

Desde entonces es operado por la base de la CONAE Teófilo Tabanera, de Falda del Carmen, en Córdoba.

Fue un momento de suma emoción y orgullo para mucha gente en Argentina, en particular para los involucrados en el proyecto, porque el SAC-C se convirtió en una bisagra para la industria espacial del país.

El gerente general de Invap, Héctor Otheguy, dijo a Télam: "el SAC-C fue clave para generar confianza en la capacidad tecnológica
del grupo CONAE Invap, más el resto de organismos de ciencia y tecnología que participan en estas misiones, porque no son de una sola entidad”.

"Por eso hoy estamos haciendo cuatro satélites, con posibilidad de incursionar ya en el mercado internacional. De hecho hemos tenido requerimientos. Esperamos seguir el camino hecho por Invap en lo nuclear, con exportaciones de alto valor agregado”, agregó.

También Tulio Calderón, gerente de Proyectos Aeroespaciales de Invap, destacó que el SAC-C fue un hito en la aventura espacial argentina: "habíamos hecho dos satélites menores, el SAC-A y el SAC-B, y el SAC-C nos hizo ingresar en el mundo de los satélites grandes monitoreados con sensores remotos”, dijo a Télam.

El destacado científico de CONAE Fernando Raúl Colomb -fallecido el año pasado- fue el primer director científico de la Misión SAC-C. "Este satélite fue el que demostró que el país estaba para grandes desafíos”, expresó Colomb a Télam en 2007.

Para Fernando Hisas, Gerente de Proyectos de la CONAE, "fue la primera vez que se construyó un satélite de su complejidad, y significó aprender a resolver diversas problemáticas, hacer las primeras cámaras para volar en el espacio y cumplir con los requerimientos de calidad de una misión operativa”.

La sigla refiere a la serie de Satélites de Aplicaciones Científicas del Plan Espacial nacional, cuyo próximo proyecto será el SAC D/Aquarius, previsto para lanzarse en la segunda mitad del año que viene.

La CONAE desarrolla también la serie SAOCOM, cuyos dos satélites serían lanzados en 2012 y 2013.

Por otra parte, la empresa estatal ARSAT desarrolla el primer satélite de comunicaciones de una serie de tres, que comenzarán a ocupar las posiciones asignadas a Argentina desde 2011.

Todos estos satélites fueron encargados a la empresa Invap, que desde este año trabaja en los laboratorios de su nueva sede, en el ingreso noreste a Bariloche.

Fuente: DERF (Agencia Federal de Noticias).

Publicar un comentario

ENTERAR

ENTERAR