sábado, 8 de noviembre de 2008

EDITORIAL

Cuando el Árbol no nos permite ver el Bosque

Es triste ver como algunos actores de
nuestra querida localidad andan como caballo de
noria, con anteojeras puestas y girando en un círculo
vicioso sin ver (o en el peor de los casos sin querer
ver) más allá de su propia nariz. Tal es así que
siguiendo la línea nacional la premisa parece ser
“conmigo o contra mí” sin llegar a entender que el
señalar el defecto no es proponer una intentona
golpista sino, todo lo contrario, intentar entre todos
que la nave llegue a buen puerto. Porque sea quien
sea el capitán... si se hunde el barco nos mojamos
todos. Sinceramente no creo que haya en Fdez. Oro
quien desee que la gente emigre o que se pierda
alguna posibilidad de concretar un nuevo plan de
viviendas. Es más: si no fuera por un plan de
vivienda yo mismo me hallaría debajo de un puente
o habría tenido que irme de la localidad (no es
novedad, todos lo saben) entonces creo firmemente
que es un sofisma espantoso inundar la opinión
pública local con falsos argumentos tales como “no
quieren que la gente tenga viviendas” “ahora ellos
quieren hacer una toma” o “si no firmamos pronto
las casas se pierden” cuando en realidad el asunto es
otro.

Es verdad que inevitablemente hoy, o dentro
de unos años el pueblo deberá seguir creciendo. Eso
salta a la vista y quiebra el sinrazón del más necio.
Sólo basta con mirar las calles y los barrios para
notar (salvo que vivamos en otro pueblo) que el
Fdez. Oro de hoy nada tiene que ver con el
“Orito”de hace quince años, cuando llegué y me
instalé aquí. Pero no podemos negar también que
año a año llega más temprano el tiempo de sequía
doméstica ya que la red de agua, por ejemplo, se ha
visto colapsada. Tampoco en aras de un innegable
beneficio social vamos a caer en el despotismo de
“ahora mandamos nosotros” porque no es así el
juego... hay reglas y hay que cumplirlas... es la
única manera de seguir creciendo en esto de la
democracia que tanto nos costó.
No es democracia mandar a escrachar o
ponerse inflexible. democracia es disenso, debate y
consenso. No lo olvidemos. Nunca... Nunca.

Miguel Ángel Costantino

Publicar un comentario

ENTERAR

ENTERAR