viernes, 3 de octubre de 2008

Editorial


Cuando el Centro Cívico Local del P.P.R.
(Partido Provincial Rionegrino) me comentó la idea
de reflotar la otrora célebre publicación de don
Roque Bonfanti, debo reconocer que me alegró ya
que, con sus pros y sus contras, era la única voz
independiente que reflejaba la actividad ciudadana
de nuestra localidad. Y bien digo nuestra,
albergando en este posesivo a quienes nacieron y a
quienes viven y trabajan en la cotidianeidad de hacer
de este Lugar en el mundo; el mejor lugar del
mundo (sin caer en idealismos ni pesimismos; pero
si no pensamos así mejor nos vamos o nos colgamos
de la plaza). Así tenemos orenses por nacimiento y
orenses por opción; pero todos orenses orgullosos de
nuestro pueblo, comprometidos y preocupados por
seguir adelante, por crecer día a día.
La sorpresa fue cuando me pidieron que lo
dirija. No soy comunicador social, ni periodista; tan
solo un maestro de escuela que intenta, desde ya
hace muchos años, incursionar en las letras (pero ese
es un capítulo aparte). Creí y les manifesté tal vez
no estar a la altura, o como quien dice “que me
quedaría grande la camiseta” igualmente, ante su
insistencia acepté el desafío. Releí algunos
ENTERAR que teníamos archivados y tratamos de
continuar con la loable labor de su fundador. Sólo
dos condicionantes para asumir el compromiso: el
primero que no termine convirtiéndose en un
panfleto que incline la opinión para uno de los dos
bandos políticamente representados, es decir,
señalar en la medida de lo posible una tercera
posición, y segundo, dar derecho a réplica a todo
aquél que se sienta agraviado por los comentarios
directos o por la humorada política expresada en
estas páginas. Obviamente que si estamos en la calle
es porque así se cumplió. Hemos sondeado el nivel
de aceptación: “Muy liviano” dijeron algunos… y
bastante enojados otros nos tildaron de “poco
serios” y de “malos” (¿conocían la publicación
original, la de Don Roque?) sólo porque nuestra
postura no comulga con la de ellos o porque se
hicieron cargo de alguna humorada. La reina de
Inglaterra se ríe mucho cuando en Londres
televisan “Canal K ”, programa de televisión que
se dedica a ridiculizar a la realeza británica. Claro
que la reina no se siente insegura de su condición…
así es la política… si firmamos la aceptación del
cargo hay algunos “plus” que se endosan…
Y señalando postura o marcando el terreno
sólo queda un comentario: “buenos muchachos”
muy serios, con uniforme y con posiciones
incuestionables le hicieron mucho mal a nuestro
país… esto pasó hace poco. No hace falta estudiar
mucho para saberlo. En la democracia lo mejor es
el disenso.
Feliz de que lean ENTERAR.
Miguel Ángel Costantino
DNI 23.235.050
Publicar un comentario

ENTERAR

ENTERAR