domingo, 6 de marzo de 2011

Por no tener obra social lo dejan abandonado

Imagen Ilustrativa.


Un remisero que viajaba hacia la Costa Atlántica murió
 en plena ruta ya que una ambulancia se negó a trasladarlo porque 
no tenía la cobertura médica correspondiente, señaló el Diario Crónica.
Una ambulancia se negó a trasladar el cuerpo de un automovilista, que 
 minutos antes había muerto en plena ruta cuando viajaba hacia la Costa 
Atlántica, debido a un paro cardiorrespiratorio. El conductor y el técnico 
en emergencias argumentaron que no podían cumplir con el servicio, 
dado que la víctima no tenía obra social.
Todo ocurrió cerca de las 8 de la mañana de ayer, cuando Oscar Videtto
de 55 años, viajaba a bordo de su camioneta Renault Kangoo hacia 
Mar del Tuyú junto a su hijo, de 19 años, y a un amigo. El hombre comenzó 
a sentir fuertes dolores en el pecho y cuando llegó al kilómetro 93 de la 
ruta 63 debió detener su vehículo.
A pesar de que su hijo intentó socorrerlo, el hombre sufrió un paro cardíaco,
 que finalmente terminó con su vida. 
Desesperado, el joven pidió ayuda a una ambulancia que pasaba por el lugar. 
Sólo pedía que trasladaran el cuerpo hacia el centro asistencial más cercano.
Pero inesperadamente, como el fallecido, quien se desempeñaba como remisero, 
no tenía obra social, los tripulantes del móvil sanitario se negaron a trasladarlo
 y se marcharon del lugar, dejando el cadáver allí, sin tampoco ofrecer contención 
alguna a los dos jóvenes.
Es increíble lo que hicieron. Dónde se ha visto que no lo puedan llevar p
orque no tiene una obra social. Es una locura”, dijo por su parte un conocido 
de la familia, identificado como Carlos, según informa el Diario Crónica en su 
edición del domingo.
El hijo de Videtto, en tanto, padeció una crisis de nervios extrema, no sólo 
ante la trágica noticia, sino debido al desamparo que sintió ante circunstancias
 tan extremas. En efecto, el cuerpo de la víctima permaneció en la ruta hasta 
tanto su mujer y el resto de la familia llegaron al kilómetro 93, de la ruta 63, 
en el que había quedado varado el vehículo que conducía.
Lo cierto es que el viaje se hizo aún más extenso debido a que todo ocurrió 
en el marco del aluvión de turistas que viajaba hacia la costa atlántica, para 
pasar su fin de semana largo de Carnavales. Videtto, sin embargo, no pudo 
hacerlo.


Corresponde moralmente”
El abandono de un hombre en plena ruta -ante la negativa de una ambulancia
 de trasladar su cuerpo- disparó nuevamente la polémica sobre las 
responsabilidades sociales de los médicos.
El doctor Alberto Combi, vicepresidente del Colegio Médico de San Martín, 
dialogó con Crónica y fue contundente: “Al margen de lo legal, si una persona
 se encuentra en situación de emergencia corresponde moralmente
 asistirla sanitariamente”.
Combi aseguró que “por más que se trate de un móvil de una institución privada,
 hay que dejar de lado todas las cuestiones ligadas a la rentabilidad para 
trasladar al paciente a un hospital público o al lugar más cercano para que 
reciba atención”.
No es sólo una cuestión médica y del juramento hipocrático, la asistencia 
al accidentado es un tema de solidaridad humana. Lamentablemente,
 el modelo económico que se gestó en el país durante los años noventa generó 
este tipo de comportamientos”, criticó.

Publicar un comentario

ENTERAR

ENTERAR