miércoles, 9 de marzo de 2011

"Exigimos silencio en Fernández Oro"

Las motos... no las motos en sí mismas sino la conducta irresponsable de quienes las conducen. Puedo afirmar que los vecinos de esta ciudad estaremos felices (en su gran mayoría, ya que debemos pensar en los motoqueros) de que se sancione una ley que proteja nuestros oídos, nuestro silencio, nuestra integridad física y que restablezca la paz característica de la cual era otrora poseedora nuestra querida ciudad, más allá de que todo esto es derecho adquirido de todos nosotros.

Exigimos, a estas alturas luego de muchísimos reclamos, que esta ley se sancione, se promulgue y se reglamente, por la seguridad también de quienes conducen los ciclomotores. No utilizan cascos de protección, no utilizan tapones protectores de oídos (ya que no usan silenciadores en los escapes) ocasionándoles, puedo arriesgar, daño y sordera temprana.

Esto sin mencionar a los niños de corta edad, que resultan afectados en su ciclo de sueño por el estruendoso ruido de las motos al pasar, más aún en verano, cuando todas las ventilaciones de los domicilios se encuentran abiertas.

Señores, la problemática es "grave" y esto debería escribirse con mayúsculas: GRAVE. El ruido en primera instancia se conforma, según la ley y el sentido común, en contaminación sonora ambiental. En segunda instancia, la alta velocidad y la impunidad con la que se desplazan estos señores motoqueros pone en riesgo la seguridad de quienes las conducen y la de los transeúntes, que en General Fernández Oro, como en ningún lugar del país, caminan por la calle, ¡por el medio de la calle! Y en tercera instancia porque debe ser así: ¡a problemática grave, soluciones drásticas!, nobleza obliga.

Exigimos se reglamente el uso de cascos, el carnet de conducir y la registración obligatoria de los ciclomotores, el uso de silenciadores –ya que está de moda no usarlos para poder "saludarse" entre sí midiendo quién hace más ruido–... Exigimos se restablezca la paz, el silencio y "la seguridad" en nuestra localidad.

Los ciudadanos de General Fernández Oro queremos poder dormir en paz los viernes, sábados, domingos, lunes, martes, miércoles, jueves, etcétera. Esto ya está fuera de control y mucho se debe a que los inspectores están atados de manos y faltos de recursos, faltos de "poderes", faltos de sueldos que estén acordes a su actividad. Exigimos se faculte a la Policía para asistir a la actividad de los inspectores como debe ser y tome cartas en el asunto activamente, restableciendo el orden público tal cual su función.

Pedimos, sobre todas las cosas, poder de una vez por todas no tener que taparnos los oídos para no resultar lastimados nosotros y los niños de corta edad, ni gritar para poder escucharnos a quince centímetros de distancia en la vía pública, ni mirar tres veces –sí, tres veces– antes de cruzar la calle para no ser atropellados.

Exigimos seguridad. Nada del otro mundo: seguridad...

Cristian Ormaechea

DNI 23.445.375

Fernández Oro


fuente. RIO NEGRO
Publicar un comentario

ENTERAR

ENTERAR