sábado, 19 de febrero de 2011

La necesidad de tomar postura.


Durante el transcurso de 2.010 en una entrevista en una radio local, el periodista me preguntó porqué no dejaba de ser opositor y me dedicaba a seguir a Juan Reggionni.
 Mi respuesta fue clara y la profundizo en este momento: Se solicitó gestión para llevar el teléfono de línea a las 40 viviendas ya que, a pesar de los múltiples pedidos la empresa no lo hacía, se pidió una loma de burro para la entrada a dicho barrio, en tres años de gestión por la calle de mi casa NUNCA pasó la motoniveladora (frente a mi domicilio crece un bache de proporciones) el basurero pasa por mi cuadra una vez a la semana (con suerte dos) la beca estudiantil de mi hija que nunca perdió un año ni debió rendir materias, fue dada de baja por motivos políticos (o cobrada por terceros desconocidos),y durante éste verano que el municipio contrató chicas para la colonia, ella no fue convocada a pesar de reunir los requisitos y de haberse anotado con quienes sí fueron convocadas. Seguimos: a pesar de contar con la hermosa camioneta con grúa hidráulica el alumbrado público de mi cuadra funciona de a ratos. 
No se puede apoyar a un gobernante en estas condiciones; sería sumisión. Si Ud. estuviera en mi lugar¿No sería opositor?

Miguel Angel Costantino
Publicar un comentario

ENTERAR

ENTERAR