sábado, 5 de junio de 2010

EDITORIAL

PARTICIPACION CIUDADANA:


Queridos lectores nuevamente estamos al ruedo para manifestar nuestro punto de vista respecto al quehacer ciudadano en éste nuestro querido lugar en el mundo.

¿Y a qué nos referimos con participación ciudadana? Precisamente a eso. El derecho y la obligatoriedad que como ciudadanos tenemos a intervenir en la cotidianeidad local. Participar opinando políticamente o desde alguna institución o grupo tal como sería el Consejo de seguridad, círculo de escritores, bomberos, club de madres del jardín o desde los partidos políticos.

Lamentablemente como sociedad políticamente inmadura que todavía somos y como muchos pretenden que sigamos siendo, aquellos que no acordamos con la propuesta oficial padecemos la censura o el olvido de quienes cumplen una función. Condenando nuestra participación con la frase “están haciendo política” Política??? Obvio!!! Busquen el diccionario y lean: Actividad ciudadana en la Polis… (Ciudad, en griego, idioma del que también proviene democracia) ¿Recuerdan? Deberían haberlo estudiado en la escuela… Asimismo es sorprendente que ciudadanos que hoy ocupan un puesto político acusen de hacer política a aquellos que quieren participar en la vida de la polis… o acaso el intendente, los concejales, los ministros, legisladores, diputados y senadores o la presidente… ¿están en ese puesto por la gracia de dios? La respuesta es no. ELLOS LLEGARON A ESE LUGAR HACIENDO POLÍTICA. Interesándose en el desarrollo cotidiano del movimiento de la polis, actuando en beneficio de sus vecinos, buscando el bien común. O por lo menos debería haber sido así.

Entonces vemos una actitud déspota y censora en aquellos que “olvidan” invitar a partidos políticos no oficialistas a participar de un desfile aniversario, o no cursan las correspondientes invitaciones a “todas” las instituciones sólo porque algunas están dirigidas por personas no partidarias. Pero la peor actitud la vemos cuando se pretende desconocer que los partidos políticos son instituciones y da por sentado que el único partido político válido es el gobernante.

A la democracia debemos construirla entre todos: oficialismo y oposición. Y es obligación nuestra como ciudadanos velar porque esto sea así.


Miguel Ángel Costantino

Publicar un comentario

ENTERAR

ENTERAR