jueves, 11 de diciembre de 2008

EDITORIA

Estimados lectores. Ha llegado fin de año y es
menester realizar un balance.
Un año más y nos sorprendimos con (por fin) un
cajero automático en Fdez. Oro. El mismo día el camión
desembarcó un segundo cajero automático que aún no se
instaló (o no está habilitado)… y pasó un año más.
Un año más y renovamos a los concejales del
H.C.D. y soñamos con que … por fin … las cuestiones
del pueblo se arreglarían más democráticamente…. Un
año más en el cual el que ganó hizo lo mismo que hacia
aquél al que antes había criticado. Un año más y la
necesidad de techo de muchos vecinos se vio reflejada en
la respuesta pronta y clara de nuestros ediles
representantes… que se apuraron tanto en responder la
necesidad que no tomaron en cuenta algunos “mínimos
detalles” como el consenso y lo escrito en ley. Un año
más en que el calor nos encontró sin la presión suficiente
de agua… en que más temprano y más al centro nos
quedamos sin agua… a pesar de las promesas, los
proyectos y los loteos… Un año más en el que, quien
ocupa un lugar, sufre de amnesia popular y dicta que
quien no le dice todo que sí es oposición golpista y
gorila… un año, más en que el INDEC no ve la inflación
que hace que el sueldo se me acabe el día 15. Un año
más en el cual decimos de todo, hacemos de todo y no
arreglamos nada. Y como dice aquella vieja canción de
José Vélez: “Un año más, uno más y parece mentira.”
No soy contador. No sé hacer balances. Las
conclusiones de este año se las dejo a Ustedes queridos
lectores. Feliz año y gracias por estar porque son ustedes
la razón de que esta publicación sea..
Miguel Angel Costantino
Publicar un comentario

ENTERAR

ENTERAR